¡Todos podemos pintar! Pero, ¿Por donde empezar para pintar mi casa?

Si estas buscando mudarte a una casa nueva o quieres renovar una existente, lo primero que debes es pensar es en la pintura. Sólo cambiando el color de las paredes los espacios cambian muchísimo ofreciendo una nueva imagen sin gastar mucho dinero y rápido.

Si nunca has pintado y prefieres que lo hagan por ti en Reformas F.R. tenemos unos precios muy asequibles tanto para sólo pintar como para alisar tus paredes. 

Pero si, quieres hacerlo tu mismo, no lo dudes. Pintar tu propia casa te permite experimentar con algo nuevo.

Una nueva capa de pintura puede cambiar por completo la personalidad de su casa. Sin embargo, antes de comenzar el proyecto, hay algunas cosas que deberás resolver, como la cantidad de pintura que necesitarás, las herramientas para la tarea, elegir el color y muchas más.

Una de las consideraciones más importantes será el color de la habitación o la casa y el tipo de pintura. Esto dependerá de su preferencia personal, así como de la habitación que desees pintar y el uso que se le vaya a dar. Cuando vayas a la tienda explícale al profesional que tipo de habitación vas a pintar y la calidad de pintura que necesitas.

La siguiente cosa importante a considerar es la cantidad de pintura que necesitará para terminar el trabajo. Dependiendo de los metros cuadrados que quieras pintar, necesitaras más o menos cantidad. Pero recuerda que para un buen acabado, lo mínimo son dos capas si no se alisa la pared. Y tres en caso de alisado previo.

Tendrá también que tener en cuenta el material necesario tanto para pintar como para cubrir rodapies y zonas específicas para no manchar.  Pinceles, cubete escurridora, rodillo, son otros de los materiales que vas a necesitar.

Una vez con todo comprado y las zonas aseguradas para no manchar bien sea con plástico y cinta de carrocero o con lo que uno tenga en casa, es hora de ponerse.

La pintura debe estar muy muy bien mezclada para empezar a pintar. Un rodillo es un elemento de gran utilidad para hacerlo rápido y no dejar pinceladas que se noten.

Hay que armarse de paciencia y empezar haciendo lineas con el rodillo en ambos sentidos eliminando por completo cualquier atisbo de lo que parezca una brochazo. Esto se elimina dando en ambos sentidos varias veces.

En una tarea que requiere paciencia y aguante en el brazo, pero una vez que la pintura esté terminada, da una gran satisfacción. Para los remates es recomendable utilizar un pincel y hacerlo de la misma forma que el rodillo. Varias pasadas hasta ver que no hay ninguna marca.

Una vez acaba la primera capa, se deberá dejar secar unas 8 horas para imprimar con la segunda capa que hay que pintar de igual forma.

Ya finalizada la segunda capa, es el momento de dejarlo secar de nuevo, para 8 horas después proceder a quitar todos los plásticos usados para cubrir nuestros objetos, rodapies, etc y limpiar.

Asegúrate de dar suficiente tiempo para que la pintura se seque antes de comenzar a organizar los muebles. Si quedan algunos suministros de pintura, puedes guardarlos para futuros proyectos o remates en cada de haber dañado alguna zona o querer devolver el color original. 

Tienes que añadir un widget, una fila o un diseño preconstruido antes de que puedas ver algo aquí. 🙂

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *